Taberna La Carmencita - La segunda más antigua de Madrid
15255
home,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15255,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

¡Qué alegría, que alboroto!

Vuelve La Carmencita, la segunda taberna más antigua de Madrid, para servirle. Abrimos de par en par los portones para recuperar ese aire de casa de comidas de 1854. Para que te sientas como en casa. Y que siempre tengas algo rico que comer. Y que te pases las mañanas desayunando con ese sabor rico del café ecológico recién tostado. Para que nos ayudes a recuperar ese Patrimonio de la Humanidad de Madrid que es tomar el vermú, con tigres, negronis y personajes varios; con almuerzos contemporáneos y cazuelitas de la montaña, con filetes rusos de ternera ecológica y huevos ecológicos de yema esférica, de los de antes. La carmencita recupera el mejor espíritu de las antiguas casas de comidas, de acoger al que viene de fuera. Más de 75 recetas de la cocina tradicional, entre taquitos de zancarrón guisados a fuego lento con ternera de 9 ganaderos ecológicos. Recenas tras una función con taquitos de rape empanados con dos salsas de tomate picantón y alioli. Platos al momento, sanmartines al horno…Para merendar croissanes bohemios y un café con leche de lecherías ecológicas de vacas felices de la sierra de Madrid. Con tartas y tertulias pre estrenos. Con ganas de estrenarnos. Ya llevamos un año incluido y entre todos nos habéis devuelto un lugar en el firmamento de las tabernas que no se pierden. Gracias por un años de amor y rabas. 

 

Libertad, No podía ser otra calle, ¿verdad?

Qué alegría que alboroto, vuelve la más castiza! La Taberna la carmencita. Vivo en el número 16, calle de la Libertad. Por mis cristaleras he visto pasar revoluciones, he visto crecer los barrios, he leído los versos de la generación del 27. He cerrado a veces los portones para ser un lugar de refugio para librepensadores. Y ahora vuelvo al 2013 con ese espíritu de casa de comidas. Un lugar donde vengas a la hora que vengas tendremos algo rico para alimentarte cuerpo y alma. Desayunos castizos, con café de comercio justo que tostamos como en 1854, en plan casero. Con leche de lecherías de Madrid, ecológicas. Con vermús en nuestra barra de 1854, almuerzos con cazuelitas de la montaña, ternera ecológica y pollos y huevos de los de antes. Con meriendas y tartas con recetas del siglo pasado. Con tertulias pre estrenos. Con ganas de estrenarnos. De daros cenas a las 2 de la mañana. Porque somos la taberna más castiza de Madrid. La segunda más antigua, y si algo hemos aprendido estos 150 años, es que a los gatos les gusta beber y cenar bajo la luna. No tener hora para volver a casa. Sentirse como en casa en la Taberna la carmencita. Escribir versos que no cesan, odas al tomate y a la cebolla. Y que siempre te reciban con una sonrisa. La que fuera la preferida de la Generación del 27, donde Neruda, Alberti y Vicente Aleixandre se reunieran, dónde Miguel Hernandez se inspirara para escribir el rayo que no cesa, vuelve a abrir. Esto sólo pasa en Madrid. Y ahora vuelve a suceder en la calle de Libertad.

desayunos con diamantes

Desayuno con los diamantes de la carmencita: pan de harina ecológica de un molino de piedra de Zamora; mantequilla fresca de nuestros ganaderos de la Sierra de Madrid queso de San Pedro del Romeral; miel de Patones; mermelada de Liébana; yogur artesano; zumo de naranjas de Valencia y café recién tostado de comercio justo. Si Audrey estuviera aqui, la invitaríamos a desayunar para que nos cantará Moon River…Porque la vida sigue pero con un buen desayuno, todo se consigue!
descarga nuestros desayunos

brunch en fin de semana

El brunch es lo que tiene: este color. Y lo que pasa en estas mesas, se queda entre la madera. Y así, poco a poco, las paredes de La Carmencita van cogiendo esta pátina, a base de conversaciones a media luz; de tertulias y risas entre zumos de naranja y frutos rojos; a base de susurros en la mañana y huevos poché, que se derriten, como nosotros cuando nos llevan a cenar a esta Taberna.
descarga el brunch

comida de taberna

Qué bien que existe una taberna original para hacer un alto en el camino. Donde hay una mesita de madera de verdad, que no de conglomerado. Donde las rabas son de verdad y no de conglomerado de calamar. Donde compartir croquetas de verdad, de vaquitas que no dan leche en polvo. Donde las luces son de un diseñador original que vive de eso y no de copiar. Un lugar donde las cosas son como de verdad.
descarga la carta

el vermú

Recuperamos la hora del Vermút, de charlar por los codos y picar todos a una. Es hora de esa barra dónde quizás Miguel Hernández se inspiró para escribir el rayo que no cesa; las rabas y las ganas que no cesan y esos amontillados y palo cortado que nos recuerdan a la Gran Vía de arena. Cuando la hora del vermú era patrimonio de los madrileños. Y ahora en la carmencita ya no está en peligro de extinción.
descarga el aperitivo

vinos con alma y biodinámica

Porque las conversaciones se animan cuándo la copa de vino calienta el alma; porque a veces hay que recorrer carreteras sin final para encontrar el principio de las historias. Las historias con principios.
 descarga la carta

postres caseros

Hay días que empezaríamos por el final. Y volveríamos al principio, sólo para poder repetir el final. No estamos grabando un corto…son nuestros postres caseros.
descarga los postres

¡vuelven las merendolas!

Con las merendolas de La Carmencita volverás
a tener 15 años, volverán las tardes de batidos, tomarnos un bocadillo de chorizo con mantequilla, manchar los libros de aceite, volverás a decir “estoy por” con un bocata de onzas de chocolate con leche.
Y nos copiarás la receta de las tostadas al horno con nata y azúcar. ¡Qué rico merendar en La Carmencita casi como hace años con esos bocadillos de salchichón de mantequilla!
descarga las meriendas

cenas con nocturnidad y alevosía

Cenas para gatos noctámbulos! Y Mesas con nocturnidad y alevosía. Ese es nuestro lema. Cena hasta tarde. Cuándo salgas de la función, de ese preestreno aplaudido, de esos nervios post actuación, vente a cenar a La Carmencita, en nuestras mesas de madera tendrás un buen plato para celebrarlo.
descarga la carta